Recetas

20 de diciembre de 2016Braseado de carne de vaca con membrillos (Rosa Tovar)

Para 6 personas:

  • 4-5 cucharadas de aceite
  • 1 kilo de carne para guisar (aguja, cantero de cadera, corazón de babilla)
  • 1 cebolla grade picada
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 membrillo en trocitos pequeños
  • 1 cucharada de buen vinagre
  • 1 ramita de tomillo o 1 cucharadita de flores secas de espliego
  • Caldo o agua

Encender el horno a 165-170º C.

Calentar las 4-5 cucharadas de aceite en una cazuela en la que quepa la carne ajustada pero sin amontonarse mucho y que pueda ir al horno, de paredes no excesivamente altas (su nombre es brasera).

Sofreír la carne salpimentada en el aceite caliente por todas partes hasta que esté dorada. Sacar de la cazuela y reservar, tapada. Echar la cebolla, al rato el ajo y el membrillo, hasta que se doren. Volver a introducir la carne, esperar a que se caliente y echar encima el vinagre. Verter en la cazuela la cantidad de caldo o de agua suficiente para casi cubrir la carne sin que quede nadando. Añadir el tomillo o el espliego, tapar la cazuela e introducirla en el horno.

Dejar que se cueza en el horno, como braseado, cerca de 1 hora y media.

NOTA: El braseado se puede hacer en un horno a temperatura más baja y durante más tiempo, que es la tendencia actual. Si se baja la temperatura hasta los 110º C, la cazuela deberá estar en el horno durante 4-5 horas. Disminuir entonces la cantidad de caldo que se añade a la cazuela. Al final, sacar la carne, cubrirla para que no se seque y pasar la salsa por el chino, aunque no es imprescindible.

Servir la carne con su salsa y los membrillos dorados y calientes.

MEMBRILLOS

  • 3 membrillos
  • 2 cucharadas de aceite
  • Caldo o agua y azúcar

Mientras se está terminando el braseado de carne, pelar, cortar en cuartos los membrillos, retirar los corazones (reservarlos) y cortar los cuartos en gajos. Calentar en una sartén grande el aceite y sofreír los gajos por sus dos caras. Cubrir de caldo. Si se han reservado los corazones, introducirlos en una gasa y añadirlos a la sartén, para que suelten su gelatina. Esperar a que se consuma el líquido y los membrillos se atraviesen bien con un palillo. Retirar los corazones, añadir 1 o 2 cucharadas de azúcar y dorarlos en la sartén.

Imprimir receta

Sugerencia de presentaciónSugerencia de presentación
-