Noticias

23 de mayo de 2011HAMBURGUESAS DE CARNE, CARNE

 

Para nosotros el único método es utilizar carne, y solo carne de primera calidad (a su gusto: de buey, de ternera, de añojo, de cerdo ibérico, de cordero). La picamos y la damos la clásica forma para que usted las prepare en el punto que su paladar decida.

No contiene aditivos, ni conservantes, ni saborizantes.

Su historia, que se remonta al Siglo XIX, está llena de controversias, pues son muchos los que asumen la autoría de poner carne picada entre dos panecillos. Lo que si es evidente es su universalización a lo largo del Siglo XX, convirtiéndose en un icono de de la alimentación, y en formatos diversos y con múltiples condimentos como compañeros de viaje se puede encontrar en cualquier lugar del globo.

Pero en nuestro caso estamos hablando de hamburguesas de auténtica carne de primera calidad exenta de cualquier conservante. Por ello es fundamental que entre el proceso de compra y su degustación sea el más corto posible – salvo que se utilice la congelación, que permitirá un almacenamiento más prolongado -.

Como consejos a la hora de cocinarlas recordar que es importante que la carne esté a temperatura ambiente. Por lo que es fundamental situarla fuera del frigorífico al menos 1 hora antes del cocinado, de lo contrario correremos el riesgo de que el interior no alcance el punto ideal.

Colocarla sobre una plancha previamente bien calentada, pintando la hamburguesa con una gota de aceite por ambas caras.

El tiempo de permanencia al fuego dependerá del gusto del consumidor (poco hecha, al punto o muy hecha) aunque para que una hamburguesa se convierta en un estallido de los sabores que tiene la carne no cocinarla en demasía. Bastará 4 minutos por cada cara.

La sal se la añadiremos una vez cocinada.

Los clásicos acompañamientos son los aros de cebolla, rodajas de tomate y la lechuga, aunque existen muchos más, tantos como degustadores.

Lo mismo ocurre con las salsas, desde el habitual Ketchup y su partenaire la mostaza, a sofisticaciones del tipo chutney. Pero me quedo con la combinación de mezclar mayonesa con un poco de mostaza de Dijon, el resultado es espectacular.

Ya la tenemos preparada, arropada entre dos panecillos con sus semillas de sésamo. Tan solo arremánguese las mangas y péguele el primer bocado…, Hummmmmm.

Hamburguesa de la mejor carneHamburguesa de la mejor carne
-