Noticias

1 de julio de 2012HAMBURGUESA DE BUEY CERTIFICADA

Cualquier carnicero con oficio es capaz de preparar una hamburguesa, pero poder ofrecer la hamburguesa perfecta es harina de otro costal. Nos sentimos orgullosos de mostrar nuestra hamburguesa de carne de auténtico buey gallego con todas las garantías.

 

Garantizamos que las hamburguesas están preparadas con carne de buey gallego con todas las certificaciones, la misma que se exhibe en nuestros mostradores, carne de buey gallego de primera calidad, con el mismo grado de infiltración de grasa que hace a esta carne única y le otorga unas propiedades organolépticas inigualables.

Garantizamos que nuestras hamburguesas se preparan cada día, sin añadir ningún conservante.

Por ello es fundamental que el tiempo entre el proceso de compra y su degustación sea el más corto posible – salvo que se utilice la congelación, que permitirá un almacenamiento más prolongado -.

Garantizamos que nuestras hamburguesas no contienen ningún saborizante, ningún aditivo. Tan solo se añade una pizca de nuez moscada, o no si el cliente así nos lo indica. Sin añadir sal para evitar que en su preparación se pierdan los delicados jugos.

Estas mismas garantías de calidad son aplicables a todas las variedades de hamburguesas que comercializamos, ya sean de ternera, de añojo, de cerdo ibérico, de cordero… Nuestra labor se reduce a picar y dar su clásica forma redondeada, en dos tamaños, para que usted las prepare en el punto que su paladar decida. El protagonismo de nuestras hamburguesas está en la propia carne.

Ya que les ofrecemos la hamburguesa perfecta, nos permitiremos la licencia de proponerles unos breves consejos para que esta joya cárnica no pierda todas sus virtudes por un incorrecto manipulado:

- Recordar que es importante que la carne esté a temperatura ambiente. Por lo que es fundamental situarla fuera del frigorífico al menos 1 hora antes del cocinado, de lo contrario correremos el riesgode que elinterior no alcance el punto ideal.
- Colocarla sobre una plancha previamente bien calentada, pintando la hamburguesa con una gota de aceite por ambas caras.
- El tiempo de permanencia al fuego dependerá del gusto del consumidor (poco hecha, al punto o muy hecha) aunque para que una hamburguesa se convierta en un estallido de los sabores que contiene la carne no cocinarla en demasía. Bastará 4 minutos por cada cara.
- La sal se la añadiremos una vez cocinada.

Ya la tenemos preparada, arropada entre dos panecillos con sus semillas de sésamo. Tan solo arremánguese las mangas y péguele el primer bocado…, Hummmmmm.

Pablo con nuestras hamburguesasPablo con nuestras hamburguesas
-